A 50 años de la vuelta olímpica de Boca en el Monumental: el fútbol espectáculo con Alfredo Di Stéfano como DT

Los memoriosos no tienen dudas. El mejor equipo campeón de Boca de la década del 60 fue el que comandó Alfredo Di Stéfano, el que ganó la Copa Argentina primero y el torneo Nacional 69 después con vuelta olímpica incluida en el Monumental ​ante River. Este 14 de diciembre se cumplen 50 años de aquella…

A 50 años de la vuelta olímpica de Boca en el Monumental: el fútbol espectáculo con Alfredo Di Stéfano como DT

Los memoriosos no tienen dudas. El mejor equipo campeón de Boca de la década del 60 fue el que comandó Alfredo Di Stéfano, el que ganó la Copa Argentina primero y el torneo Nacional 69 después con vuelta olímpica incluida en el Monumental ​ante River. Este 14 de diciembre se cumplen 50 años de aquella gesta.

Después del título de 1962, la tarde de un histórico 9 de diciembre cuando Antonio Roma le atajó el mítico penal a Delem, a Alberto J. Armando no le tembló el pulso para contratar a viejas glorias millonarias para hacerse cargo del fútbol del club. El líder fue Adolfo Pedernera, con el cargo de secretario técnico, secundado por Néstor Pipo Rossi y Aristóbulo Deambrosi. Aunque la mayoría de los medios nombraban a Pedernera como el entrenador. Boca fue un sólido campeón en 1964 y 1965 pero no se caracterizó por su brillo, como el de 1969.

Alberto J. Armando lo contó casi 20 años después en una nota en la revista El Gráfico: “Alfredo dirigió el campeón más brillante que tuvo Boca durante mi gestión, el de 1969 y también tenía mano dura, sacó del equipo a Rojitas y a Suñé; a los dirigentes se nos encogía el corazón, pero nadie decía una palabra”.

Alfredo Di Stéfano dirigió a Boca en 1969. Y en 1981 se coronaría también campeón como técnico de River

En julio de 1968 Armando redobló la apuesta y repatrió a Di Stéfano, quien había participado del éxodo a Colombia en 1949 tras la huelga de profesionales. La idea era que la Saeta Rubia se convirtiera en mánager deportivo del club, algo parecido a la función que tenía Pedernera pero más gerencial, más profesional. Sin embargo, el ex centrodelantero de River, Millonarios y Real Madrid arribó a principios de 1969 como entrenador, en reemplazo de José D’Amico.

Mirá también

Di Stéfano realizó varios cambios tratando de encontrarle el lugar adecuado a cada jugador. Ni Ramón Ponce ni Ignacio Peña eran titulares. Nicolás Novello, Norberto Madurga y Orlando Medina actuaban en otras posiciones. Hubo un partido clave en el Metropolitano, que se jugaba por esos años antes que el Nacional. En el clásico con San Lorenzo, fueron expulsados Miguel Nicolau, Roberto Rogel y Antonio Rattín.

La ausencia del Rata obligó al técnico a buscar variantes. A Madurga lo ubicó de 5 y a sus costados colocó a el uruguayo Orlando Medina para que hiciera los relevos y Novello para convertirse en el cerebro del equipo. “Era un 4-2-4 elástico”, al decir del experimentado Carlos Rodríguez Duval, ex periodista de Olé y, con 82 años, la memoria intacta.

Ramón Ponce, Noberto Madurga y Nicolás Novello, tres campeones del Nacional 69.

Boca inició el torneo Nacional con una nueva mentalidad: fuerte en la zona defensiva, como era su costumbre, pero con una mayor predisposición ofensiva. Ponce y Peña, los punteros, abiertos por las rayas. Acompañados por la enorme capacidad del Tano Novello – cuando se lesionó ocupó su lugar Raúl Savoy- y la mágica cintura de Angel Clemente Rojas. En el medio, Madurga se desdoblaba: cumplía tareas de marca pero pasaba al ataque haciendo pesar su ductilidad y velocidad para convertirse en definidor. “Siempre aparecía solo, como en el partido decisivo ante River”, afirma Horacio Pagani, quien por esos años daba sus primeros pasos como periodista en Clarín. Madurga fue el goleador del equipo, con 9 goles, igual que Rojitas.

Los saltos de línea de Madurga fueron conocidos como los “Madurgazos”. Atrás, Rubén Sánchez reemplazó al Tano Antonio Roma y el peruano Julio Meléndez, un marcador central de enorme jerarquía que con el tiempo llegó a convertirse ídolo de la hinchada, ocupó el puesto de Nicolau. En los laterales, la regularidad de Rubén Suñé y la prestancia de Silvio Marzolini.

Del campeonato Nacional participaron 18 equipos, 13 clasificados del Metro y 5 del torneo del Interior. Se jugó de agosto a diciembre, a una sola rueda, como sucedió en 1967 y 1968. Ya para 1970 cambiaría.

Boca llegó a la última fecha del Nacional con dos puntos de ventaja sobre River, al que tenía que enfrentar en el Monumental, con la posibilidad de que un triunfo del local le permitiera alcanzar a su rival de siempre. Boca tenía 27 puntos (13 triunfos, 2 empates y una derrota, 33 goles a favor y 9 en contra) y River, 25 (11 victorias, 4 empates y una derrota, 32 goles a favor y 9 en contra).

Pero ese 14 de diciembre de 1969, los “Madurgazos” funcionaron a la perfección. Con la fórmula pelotazo de Orlando Medina para la subida de Madurga, a los 35 minutos el equipo de Di Stéfano estaba arriba 2-0. Con goles de Oscar Mas y Víctor Marchetti empató River, pero no le alcanzó y tuvo que ver como Boca le daba la vuelta olímpica en su cancha por primera y única vez.

MFV

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *