Detrás de las cifras de la agricultura de precisión

La agricultura de precisión, clave para mejorar la productividad Crédito: Emiliano Lasalvia Si tomamos los datos obtenidos por el censo nacional agropecuario 2018 y les queremos dar un sentido de utilización por parte de los productores a la agricultura de precisión (AP), antes que nada, se debería definir hasta dónde llegaría la definición de AP.…

Detrás de las cifras de la agricultura de precisión

La agricultura de precisión, clave para mejorar la productividad Crédito: Emiliano Lasalvia

Si tomamos los datos obtenidos por el censo nacional agropecuario 2018 y les queremos dar un sentido de utilización por parte de los productores a la agricultura de precisión (AP), antes que nada, se debería definir hasta dónde llegaría la definición de AP. En dicha definición no es lo mismo decir que un productor aplica AP cuando utiliza alguna herramienta tecnológica puesta en su maquinaria agrícola que decir que un productor la utiliza cuando hace un manejo integral de todo su sistema y que toma decisiones basadas en el apoyo de un software específico.

La definición establecida por el censo sobre AP está mencionada como el concepto agronómico de gestión de lotes agrícolas, basadas en la existencia de variabilidad en el campo. Acto seguido describe que el productor requiere del uso de tecnologías de sistema de posicionamiento global (GPS), sensores, satélites e imágenes aéreas junto con sistemas de información geográfico (SIG) para estimar, evaluar y entender las variaciones.

Según mi punto de vista, la definición es un tanto abstracta y en cierta forma hasta muy alejada sobre lo que se entiende con el concepto de AP. Es más, se podría decir que no es la definición más criteriosa referida sobre el uso de AP o de tecnología en el campo. Por otro lado, el concepto variabilidad y cómo tratarla o manejarla es muy discutido en el mundo dado que para muchos investigadores de EEUU nuestro país posee variabilidad en muy pocas zonas, y seguramente cada uno de los actores de la AP la entenderán según su conocimiento en el lote.

En la discusión sobre si utilizar tecnologías en algún sentido por parte de los productores, asesores y/o contratistas es o no utilizar AP es que me gustaría citar algunos ejemplos para entender de otra manera este concepto. Una de las primeras herramientas que surgieron y donde cualquier técnico podía visualizar algo donde su trabajo tomaba mayor sentido era el monitor de rendimiento. Esto permitió conocer con mayor detalle la expresión de los cultivos. En definitiva, se tenía mayor información para un mejor análisis y esto llevaba al concepto de la aplicación variable de insumos según ambiente.

Por otro lado, y casi al mismo tiempo aparecía el banderillero satelital. Finalmente, su crecimiento fue exponencial y en la actualidad el 100% de este tipo de maquinaria posee su banderillero satelital o piloto automático instalado.

Con estos ejemplos, entre otros, lo que quisiera poner en discusión es si no se deberían haber contemplado otros puntos de análisis y tal vez darle una puntuación por grado de importancia previamente establecida. De 250.881 establecimientos en general, 78.478 establecimientos realizan cultivos anuales y 9478 productores usan AP. Si analizamos y metemos en la misma bolsa a productores de agricultura familiar con productores de grandes extensiones el resultado es muy diferente. Por otro lado, si diferenciamos a este tipo de productores se empieza a obtener otra interpretación de los datos. Normalmente desde INTA y la gran mayoría de empresas prestadoras de servicios como de ventas de insumos y herramientas siempre se orientó el mensaje para aquellos productores de cultivos extensivos, como maíz, soja, trigo, cebada, sorgo, maní, girasol, entre ellos. Con mucho menor llegada a otro tipo de producciones regionales que hoy podrían tener mayor participación, si se aplicara tecnología de AP.

Los 9478 establecimientos que utilizan AP con el concepto del censo 2018, si los analizamos del porcentaje de 250.881 establecimientos, darían que la adopción de la AP solo llegaría 3,78%. Pero si al mismo número de establecimientos que utilizan AP (9478) lo llevamos a los 78.478 establecimientos que realizan cultivos anuales, el porcentaje sería 12%. Lo cual en ambos casos el porcentaje de utilización sería muy bajo y poco representativo de la realidad de aplicación de la tecnología.

En cambio, si analizáramos qué porcentaje de productores utiliza banderillero satelital, piloto automático o un sistema de guía, seguramente estaríamos en una utilización del 100% en los 78.478 establecimientos que hacen cultivos anuales y seguramente arriba de un 50% en lo que es control de siembra dado por un monitor de siembra, por ejemplo.

El autor es técnico del INTA

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *