Netflix: en Perdí mi cuerpo, una mano cortada da inicio a una fantástica odisea

Perdí mi cuerpo de Jérémy Clapin, disponible en Netflix Crédito: NETFLIX Perdí mi cuerpo (J’ai perdu mon corps, Francia/2019) Dirección: Jérémy Clapin Guion: Jérémy Clapin y Guillaume Laurant, basado en la novela Happy Hand, de Laurant. Música: Dan Levy. Edición: Benjamin Massoubre. Duración: 81 minutos. Disponible en: Netflix. Nuestra opinión: muy buena Un fallido reparto…

Netflix: en Perdí mi cuerpo, una mano cortada da inicio a una fantástica odisea

Perdí mi cuerpo de Jérémy Clapin, disponible en Netflix Crédito: NETFLIX

Perdí mi cuerpo (J’ai perdu mon corps, Francia/2019)
Dirección: Jérémy Clapin
Guion: Jérémy Clapin y Guillaume Laurant, basado en la novela
Happy Hand, de Laurant.
Música: Dan Levy.

Edición: Benjamin Massoubre.
Duración: 81 minutos.
Disponible en: Netflix.
Nuestra opinión: muy buena

Un fallido reparto de pizzas, un iglú de madera, una carpintería manejada por un anciano enfermo, una gigantesca grúa en una terraza, la novela
El mundo según Garp, de John Irving; una mano escindida de un cuerpo que se mueve a su antojo por la ciudad, un muchacho huérfano, una joven bibliotecaria, las zonas menos turísticas de París… Esos son solo algunos de los elementos que componen esta ópera prima de
Jérémy Clapin, celebrado animador de cortometrajes como
Une histoire vertébrale y
Skhizein.

El francés se basó en la novela
Happy Hand, del aquí también coguionista Guillaume Laurant (autor de ese clásico que es
Amélie, de Jean-Pierre Jeunet), para narrar una historia que pendula entre el melodrama, el género fantástico y el romance con tres líneas narrativas simultáneas: la historia de amor entre Naoufel y Gabrielle, dos almas en pena dominadas por la soledad y la incomunicación; las desventuras de esa mano sin dueño y sin rumbo; y -a través de varios flashbacks en blanco y negro- las traumáticas experiencias infantiles del protagonista que siguen marcando su tortuosa vida como adulto.

El resultado es un trabajo lleno de audacia e intensidad emocional (puede ir de lo tierno a lo tenebroso casi sin escalas) construido a partir de una animación artesanal que no busca la perfección, pero consigue una extraña belleza y no pocos pasajes de lirismo con un valioso aporte de los intérpretes franceses que prestaron sus expresivas voces (Hakim Faris, Victoire Du Bois, Patrick d’Assumçao) y de la climática música electrónica de Dan Levy (integrante del dúo The Dø).

Inclasificable (también tiene momentos de suspenso, de comedia y hasta de terror), más cerca de la obra del maestro japonés Hayao Miyazaki y los estudios Ghibli que del personaje de Dedos en
La familia Addams,
Perdí mi cuerpo es una historia para adultos, pero al mismo tiempo disfrutable por los públicos muy diversos, incluido aquel que no suele sentirse particularmente fascinado por el cine de animación. Premiada en Cannes, ganadora del premio principal y el del público en Annecy (el festival más importante del cine de animación), nominada a seis Annie (considerados los Oscar de este rubro) y galardonada también por los críticos de Nueva York,
Perdí mi cuerpo es, sin dudas, una de las más agradables sopresas artísticas que regaló 2019. Ahora, gracias al alcance masivo de
Netflix, es tiempo de que millones de espectadores de todo el mundo también puedan descubrirla.

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *