Independiente perdió contra Banfield y los hinchas estallaron contra Moyano y los jugadores

“Jugadores la c… de su madre/a ver si ponen huevos/que no juegan con nadie”, “poné a los pibes/la p… que lo parió” y “Moyano/hijo de p..”, fueron los hits que bajaron desde las tribunas del Libertadores de América tras la derrota 1-0 contra Banfield con gol de Luciano Lollo. Volvió a lucir confundido el local…

Independiente perdió contra Banfield y los hinchas estallaron contra Moyano y los jugadores

Jugadores la c… de su madre/a ver si ponen huevos/que no juegan con nadie“, “poné a los pibes/la p… que lo parió” y “Moyano/hijo de p..“, fueron los hits que bajaron desde las tribunas del Libertadores de América tras la derrota 1-0 contra Banfield con gol de Luciano Lollo. Volvió a lucir confundido el local y la gente estalló. Ya no se sabe si el interino Fernando Berón seguirá en 2020 y todo es incertidumbre en el conjunto de Avellaneda, que a esta altura necesita que el año se le termine cuanto antes.  

Sucede que entusiasma Independiente, en la previa y en los primeros minutos de los partidos. Los jugadores que se anuncian como titulares son de buen pie y los momentos iniciales así lo demuestran. La para de pecho Alan Franco y la suelta para Nicolás Figal que ataca el campo rival con grandes zancadas; Lucas Romero toca con categoría, los mismo que Pablo Pérez (muy reprobado cuando lo sacaron); Bustos y Domingo Blanco son verticales, veloces; Benítez y Domínguez aportan la gambeta y Silvio Romero el delicado toque final.

Todo eso hasta que se mira el cronómetro y se entra en la cuenta de que en 25 minutos Independiente no pateó al arco. Entonces todo lo contado no sirve para nada, ni más ni menos. Y eso que evidenció Independiente en la primera parte ante Banfield fue una continuación de lo que hizo a lo largo del semestre. Tampoco sorprenden, así, los silbidos que bajaron cuando Pablo Dóvalo marcó el final de la etapa inicial.

Y al no patear al arco le sumó algo aún peor Independiente: se prendió a jugar el juego que le propuso Banfield. Pasó de intentar a pelear el Rojo y en eso se sintió más cómodo el visitante. Julio César Falcioni lo tiene claro: se conforma con un empate y, si viene el triunfo, regalo divino.

Es tan viejo como el fútbol lo que propone el Emperador: defender, morder en la mitad, picar el partido y correr por los costados. Agustín Urzi y Sergio Vittor se trenzaron con todos y los futbolistas de Independiente fueron entrando uno por uno. Cayó Pablo Pérez, que pagaba dos pesos, pero también Figal y Lucas Romero.

El saldo de la primera parte fueron 4 amonestaciones -le costó a Pablo Dóvalo manejar el ritmo- y la misma cantidad de jugadas de peligro, dos por lado.

Hay que decirlo: las situaciones del Taladro fueron mucho más claras. Una notable corrida de Reinaldo Lenis y un posterior centro atrás encontraron solo a Dátalo en el punto de penal para definir, pero el zurdazo del enganche chocó con el cuerpo de Lucas Romero. Era gol porque Campaña parecía vencido. También un disparo de Urzi fue defendido por Bustos cuando llevaba destino de arco. ¿Las de Independiente? Un bombazo lejano de Benítez y una media vuelta del Chino Romero que se fue besando el ángulo izquierdo de Mauricio Arboleda. 

Arrancó de ida y vuelta la segunda parte, con Banfield más ambicioso e Independiente unos metros más adelantado y asumiendo aún más el protagonismo. Entró en acción Campaña con tres atajadas: bombazo de Carranza de muy cerca, disparo potente de Urzi y cabezazo débil de Lollo. También el local tuvo dos claras, una con un disparo de lejos de Pérez y un desvío de Romero que Arboleda mandó al córner.

Fue atractivo hasta los 22 minutos el segundo tiempo el juego, momento en el que Lollo cabeceó al gol. El centro desde el vértice derecho del zurdo Dátolo al punto de penal para el ingreso de Lollo hizo recordar mucho a un gol que el zaguero le marcó también al Rojo jugando para Racing. Aquella vez el centro lo había enviado Marcos Acuña.

Resistió Banfield con Lollo como estandarte y a Independiente el final del juego le quedó muy caliente por el tenso clima de las tribunas. Ganó Banfield, que lleva 6 sin perder; ganó Banfield porque Falcioni sabe cómo hacerlo. 

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *