La confesión: Tino Asprilla reveló que evitó que un narco asesinara a Chilavert

Asprilla y aquel choque histórico con Chilavert en Eliminatorias 13 de noviembre de 2019  • 07:50 BOGOTA- (AFP).- Ocurrió en 1997. El exdelantero colombiano Faustino Asprilla recibió la propuesta de un narcotraficante: debía autorizar el asesinato del entonces arquero paraguayo José Luis Chilavert por un altercado que ambos jugadores habían tenido en un partido de…

La confesión: Tino Asprilla reveló que evitó que un narco asesinara a Chilavert

Asprilla y aquel choque histórico con Chilavert en Eliminatorias
13 de noviembre de 2019  • 07:50

BOGOTA- (AFP).- Ocurrió en 1997. El exdelantero colombiano Faustino Asprilla recibió la propuesta de un narcotraficante: debía autorizar el asesinato del entonces arquero paraguayo José Luis Chilavert por un altercado que ambos jugadores habían tenido en un partido de sus selecciones, por las Eliminatorias Sudamericanas.

“¡Pero ustedes están locos! ¿Cómo van a acabar con el fútbol colombiano? Eso no puede ser. No, no, no”, sostuvo entonces ‘Tino’ Asprilla que fue su respuesta ante el ofrecimiento.

En una miniserie documental sobre su vida, que empezó a ser emitida el fin de semana por el canal regional Telepacífico, el exjugador de 50 años contó detalles desconocidos en público sobre el episodio.

¿Cuál fue la propuesta para asesinar a José Luis Chilavert? En la época los famosos futbolistas fueron expulsados tras agredirse en un partido por las eliminatorias al Mundial de Francia 1998 disputado en el estadio Defensores del Chaco, en Asunción, que se saldó con victoria de los locales 2-1.

Según relató Asprilla, después recibió una llamada de Julio Fierro, a quien la Fiscalía identificaba como un narcotraficante y cuyo cadáver fue hallado en 2004 tras un presunto ajuste de cuentas.

El hombre lo invitó a un hotel donde, asegura Asprilla, fue en compañía del también exdelantero Víctor Hugo Aristizábal. Fierro los esperaba “con diez personas, borrachos” y rodeados de mujeres paraguayas.

“Estoy en el hotel. Me entró una llamada y alguien me dice: ‘Soy Julio Fierro; puedes llegar acá a mi hotel, estamos caletos’. Llegué y ese hombre estaba como con 10 personas más, todos borrachos. Y no andaban con hembras colombianas, andaban con puras hembras paraguayas. Y yo llego con Aristizábal. ‘¿Qué más, cómo están, no están aburridos?’. Habíamos perdido el partido y ya… Es que ‘necesitamos que den autorización porque estos dos hombres se van a quedar aquí en Paraguay, Asunción, porque quieren ir a matar a ese gordo Chilavert'”, arrancó el ex delantero, quien fue el que le terminó salvando la vida al arquero paraguayo de las armas de Fierro, un narco colombiano que fue uno de los lugartenientes de Pablo Escobar.


Asprilla, Chilavert y un viejo duelo que pudo haber tenido consecuencias trágicas, según el relato del colombiano

“¿¡Cómo así!? ¿¡Ustedes están locos!? Van a acabar con el fútbol colombiano, eso no puede ser, no no no. En el fútbol, lo que pasó en la cancha, queda en la cancha. Chilavert me metió el puño, alegamos, nos expulsaron y ya terminamos. Y esos sicarios ahí ‘no patrón, denos la orden que ese gordo…’ y tenían unas pistolísimas, y ‘yo que no no…'”, contó el Tino.

En las décadas de 1980 y 1990 el fútbol colombiano cayó en las redes del narcotráfico. Varios clubes, entre ellos América, Millonarios y Envigado, recibieron financiación de la mafia y fueron sancionados.

En 1994 el defensa Andrés Escobar, de 27 años, fue asesinado en Medellín en un incidente presuntamente relacionado con un autogol que marcó frente a Estados Unidos (2-1) y que supuso la eliminación de su país en el Mundial de ese año. (D)

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *