Cuáles fueron las profesiones de los presidentes que nos gobernaron

13 de noviembre de 2019  • 03:39 En octubre de 2019 elegimos un nuevo presidente para el país para el período 2019-2023, que es Alberto Fernández. Esperemos que dicha elección del primer mandatario y su orientación hayan sido las adecuadas, pues de eso dependen muchas instancias para el futuro de nuestra Nación y de su…

Cuáles fueron las profesiones de los presidentes que nos gobernaron

13 de noviembre de 2019  • 03:39

En octubre de 2019 elegimos un nuevo presidente para el país para el período 2019-2023, que es
Alberto Fernández. Esperemos que dicha elección del primer mandatario y su orientación hayan sido las adecuadas, pues de eso dependen muchas instancias para el futuro de nuestra Nación y de su población.

Desde 1810 hasta 2023 inclusive hemos tenido 72 presidentes o posiciones equivalentes. Considerando los segundos y terceros mandatos de algunos de ellos tenemos 78 períodos presidenciales, o sea un mandato promedio de 2 años y 8 meses, que es muy poco tiempo para completar un proyecto de país. El período promedio de permanencia en la presidencia ha sido corto, pero ¿tuvieron esos candidatos una preparación adecuada para el cargo?

La mayoría de nuestros presidentes, 30 de 72 fueron militares, todos del ejército. Idéntica proporción, o sea, otros 30, fueron abogados, incluyendo a Alberto Fernández. La realidad es que esta fue la preparación básica de nuestros primeros mandatarios. Creemos que la formación de nuestros líderes debería ser mucho más amplia, según las preocupaciones principales de cada momento histórico.

¿Fue adecuada la preparación de nuestros primeros mandatarios? Fue muy sesgada e, incluso, hubo algunos sin ninguna profesión ni formación para el cargo.

Mauricio Macri es ingeniero. También, tuvo experiencia como empresario y como directivo de un club de fútbol, cuestiones que dejaban una sombra de inseguridad sobre su aplicación práctica a las necesidades del país en las condiciones de 2015. También Macri había sido Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, aunque esa experiencia quizá no lo preparó adecuadamente para las dificultades de la macroeconomía, por ejemplo.

Hay muchas variables que se pueden considerar como indicadores de la eficiencia del gobierno, como por ejemplo, el ingreso per cápita, la productividad de los trabajadores, el porcentaje de inversión bruta interna fija sobre el PIB. Aunque vamos a elegir la
pobreza en relación a la población total como indicativo de esa eficiencia, dado que esta variable mezcla lo económico con lo social. Desde el advenimiento de la democracia en 1983 hasta ahora la pobreza ha crecido significativamente, de cerca del 5 % hasta ahora en el número de 35,4 % en el primer semestre de 2019, aunque con picos que llegaron al 56% de la población en 2002.

Este sería el resumen de los resultados de un país: si crece la pobreza estructural, la pobreza como tendencia, vamos mal. En este período también se observa una constante: desde 1983 hasta ahora todos los presidentes, menos uno, fueron abogados: R. Alfonsín, C. Menem, F. de la Rúa, R. Puerta, A. Rodríguez Saa, E. Camaño, E. Duhalde, N. Kirchner y C. F. de Kirchner, esta por dos períodos. Solo hubo un ingeniero, que fue Mauricio Macri, aunque no ha tenido mayor resultado en lo económico-social.

Un presidente debe estar preparado, como dijimos en un artículo al respecto, “tanto en el conocimiento de las tendencias internacionales, como en los negocios y su probable evolución futura, los equilibrios macroeconómicos, las restricciones de los recursos locales y cómo superarlas, saber de las normas y cómo cumplirlas mejor, entender de la educación del futuro, las ciencias y su importancia creciente, las creencias y la religión con su impacto efectivo en el comportamiento de un país”. No es muy fácil prepararse para ser presidente, pero sí que debemos poder elegir presidentes preparados para el cargo. Si no logramos preparar al primer funcionario de la Nación, seguiremos declinando y esto no es lo que el país espera.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *