Lionel Messi colecciona trofeos mientras va en camino a ser jugador de un solo club

Messi le cede el Botin de Oro a Thiago, su hijo mayor, acompañado por Antonella y Mateo Fuente: AFP Es único Lionel Messi por la cantidad de títulos, trofeos y récords. Este miércoles, acompañado por su familia cada vez más numerosa y un Mateo (segundo hijo) tan incontrolable como él en la cancha, recibió por…

Lionel Messi colecciona trofeos mientras va en camino a ser jugador de un solo club

Messi le cede el Botin de Oro a Thiago, su hijo mayor, acompañado por Antonella y Mateo Fuente: AFP

Es único
Lionel Messi por la cantidad de títulos, trofeos y récords. Este miércoles, acompañado por su familia cada vez más numerosa y un Mateo (segundo hijo) tan incontrolable como él en la cancha, recibió por sexta vez el
Botín de Oro. Cualquier delantero daría a cambio algo muy preciado con tal de tener uno de esos macizos dorados, que el rosarino ya colecciona de a tres pares.

Messi también es singular porque su apabullante carrera tiene la exclusividad de ser en
Barcelona. El martes se cumplieron 15 años de su debut oficial, un 16 de octubre de 2004, cuando con 17 años ingresó por Deco a los 37 minutos del segundo tiempo de un partido que Barcelona le ganó 1-0 a Espanyol. Su permanencia y fidelidad a una camiseta son una rareza en un mercado futbolístico marcado por la continua mudanza de los jugadores de un equipo a otro.

Messi representa la querencia dentro un medio en el que la norma es el cambio. Una de las pocas incógnitas que plantea su trayectoria es si tendrá principio y fin en Barcelona. Si se convertirá en lo que se denomina un
One Club Men (jugador de un solo club). Son minoría los integrantes de ese selecto grupo. El último en incorporarse fue Francesco Totti, tótem de Roma.

Con una sola camiseta

Los siguientes son algunos de los destacados jugadores que cumplieron toda su trayectoria en un solo club:

  • Paolo Maldini (Milan 1985-2009)
  • Ricardo Bochini (Independiente 1972-1991)
  • Franco Baresi (Milan 1977-1997)
  • Reinaldo Merlo (River 1969-1984)
  • Ryan Giggs (Manchester United 1990-2014)
  • Antonio Rattín (Boca 1956-1970)
  • Carles Puyol (Barcelona 1999-2014)
  • Sepp Maier (Bayern Munich 1962-1980)
  • Jamie Caragher (Liverpool 1996-2013)
  • Francesco Totti (Roma 1992-2017)

El rosarino da indicios de que va en dirección a retirarse de azulgrana, aunque siempre deja una puerta entreabierta, una duda flotando, como para que los dirigentes no se confíen en que nunca la historia los señalará como los que no pudieron retener al mejor futbolista de la historia del club. Hace unas semanas, declaró en una entrevista con el diario Sport: “Quiero estar en el Barcelona todo lo que pueda, hacer toda mi carrera porque esta es mi casa. No quiero irme, pero pretendo un proyecto ganador, no seguir porque solo me une un contrato”. El mensaje fue para la dirigencia, a la que le exige estar a la altura de su ambición, lo cual significa armar los planteles más competitivos posibles para aspirar a todos los títulos.

Ya van ocho renovaciones de contrato de Messi con Barcelona. El último termina en 2021, pero hace poco se supo que hay una cláusula que le permite emigrar al final de cada temporada. Recientemente reconoció que la única vez que sintió deseos de irse no fue por cuestiones futbolísticas, sino por el juicio que afrontó por evasión impositiva. Su indignación era con España como país al sentirse que era expuesto como un caso testigo del que debían tomar otros acaudalados contribuyentes.

Para seguir arraigado a tierras catalanas, la Pulga también invoca su proyecto familiar, con una esposa e hijos completamente integrados a la vida en esa ciudad. Cristiano Ronaldo fue uno de los que lo acicateó a probar suerte en la liga de otro país. El portugués tiene la convicción de que la grandeza de un jugador también pasa por asumir nuevos desafíos y salir de la zona de confort.

La ceremonia en la que recibió el sexto Botín de Oro

03:37

Video

¿Qué lleva a un futbolista a estar siempre en el mismo club? En los casos argentinos hay que remontarse a décadas atrás, cuando la globalización todavía no había suprimido cierta visión y espíritu de aldea.
LA NACIÓN consultó a
Ricardo Bochini y
Reinaldo Merlo. El ídolo de Independiente tiene muy en claro por qué echo raíces en Avellaneda: “Siempre me sentí bien. Independiente fue mi casa por varios motivos: el cariño de los hinchas, integré grandes planteles y el estilo de juego era el que a mí me gustaba. ¿Para qué me iba a ir? Disputábamos siempre la Copa Libertadores, que era la competencia más importante. Además, en esa época, para mí el mejor fútbol del mundo estaba en la Argentina y me permitía estar cerca de la selección”.

Mostaza Merlo dio sus razones de por qué nunca se puso otra camiseta que la de River: “Llegué con menos de 11 años. Fue un privilegio ser el 5 durante tantos años. En 1976 me vinieron a buscar de Zaragoza y Sporting Gijón, pero ni lo pensé, acá estaba muy bien. Eran otros tiempos. No había tanta diferencia económica como ahora entre lo se cobraba acá y lo que se podía ganar en Europa, donde además era difícil llegar porque había cupos para extranjeros. Era todo mucho más cerrado. Con la Ley Bosman (libre circulación en Europa para futbolistas con pasaporte comunitario) cambió todo. Hoy juegan dos partidos bien en la Argentina y ya se los llevan al exterior con contratos muy superiores. Ojo, yo no me arrepiento de la época que me tocó. Es un orgullo haber ganado siete títulos locales con River entre 1975 y 1981”.

Tanto Bochini como Merlo coinciden en que, sin la posibilidad de un pase al exterior, nunca contemplaron la posibilidad de jugar en otro club argentino. “Cuando River me dejó libre en 1984, un par de equipos de acá quisieron llevarme, pero no tuve ganas, preferí retirarme”, expresó Mostaza. El Bocha también fue terminante: “A otro club de acá no me iba a ir”. Bochini comentó que tras el gol que le hizo a Juventus por la final de la Copa Intercontinental, algunos clubes europeos se interesaron por él, pero no se tentó: “Independiente estaba a la altura de Europa en todo sentido, incluido el económico”.

Bochini y Merlo, sin conocerlo personalmente, creen que Leo se despedirá del fútbol en Barcelona. “No es un jugador para otro equipo, lleva mucho tiempo con un estilo de juego que a él le queda cómodo. Ganó todo y demuestra que quiere ir por más. Además, tiene a toda su familia muy adaptada”, expresó Bochini. Merlo va en la misma sintonía: “Nunca lo traté, pero por lo que veo está muy identificado con Barcelona. No es fácil empezar de cero en otro lugar después de tantos años”.

Messi solo les deja una tenue y frágil esperanza a los hinchas de Newell’s para sus últimos días de futbolista. Algo que por ahora está muy lejos, como sentenció en la presentación de los botines de especial diseño por sus 15 años que usará el sábado ante Eibar: “Esto todavía no terminó”.


A 15 años del debut oficial en Barcelona: ingresó por Deco a siete minutos del final contra Espanyol Fuente: AFP

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *