Tiempos turbulentos, para agudizar el manejo del riesgo

Es necesario manejar la ansiedad y hacer estrategias comerciales En nuestra columna del 20 de julio advertimos que el productor argentino tenía por delante dos fechas muy importantes a considerar a la hora de tomar decisiones comerciales. El 11 del actual, por las PASO, y el día siguiente, por el esperado reporte del USDA. Pues…

Tiempos turbulentos, para agudizar el manejo del riesgo

Es necesario manejar la ansiedad y hacer estrategias comerciales

En nuestra columna del 20 de julio advertimos que el productor argentino tenía por delante dos fechas muy importantes a considerar a la hora de tomar decisiones comerciales. El 11 del actual, por las
PASO, y el día siguiente, por el esperado reporte del USDA. Pues bien. Ambos eventos ya se han verificado y las decisiones se han tornado más complejas.

En el frente interno, la probabilidad de un retorno de políticas adversas a los intereses del sector ha crecido sustantivamente. El fantasma de un aumento de los derechos de exportación fue rumor al comenzar la presente semana y, aunque el mismo haya sido desmentido, no puede descartarse. Un fuerte e inesperado aumento del tipo de cambio conlleva ese riesgo, se produzca o no un cambio en el gobierno. Ante la eventualidad, vender y comprar
calls en Chicago es una alternativa. Ante el riesgo (también motivo de trascendidos) de un desdoblamiento cambiario a partir del 10 de diciembre, las alternativas de defensa son nulas.

Por su parte, el reporte del USDA publicado el lunes también generó un impacto negativo en las cotizaciones de Chicago. El organismo no convalidó el ajuste esperado por los privados en la producción estadounidense de maíz y ello abortó las expectativas alcistas.

En nuestra opinión, compartida por altos ejecutivos del Consejo Internacional de Granos en la reunión ocurrida un par de semanas atrás en Londres, es muy probable que la cosecha de maíz en dicha nación termine siendo inferior a los 353 millones de toneladas estimados por el USDA. De ser así, EE.UU. deberá racionar la demanda externa más tarde o más temprano. Por el momento, los tiempos del mercado no ayudan.

La oferta de maíz en el nivel global será abundante durante los próximos meses. Sumando la tremenda “safrinha” en Brasil (70 mill./t) al maíz tardío argentino (25 mill./t) y considerando que Ucrania (otro importante proveedor del forrajero) comenzará a exportar en un par de meses, la demanda no tendría motivos para ponerse nerviosa. Incluso, aunque la producción de EE.UU. se vea recortada, el ingreso de sus excedentes exportables también jugará en forma de bálsamo al balance de oferta y demanda mundial en el próximo cuatrimestre.

Con la soja la historia es similar. A Brasil le queda soja para exportar y en nuestro país resta ponerle precio a casi 40 millones de toneladas. Si el ritmo de ventas local se acelera por los motivos
ut supra mencionados, el “partido” de la oleaginosa tampoco debiera complicarse. Por eso insistimos en el manejo de los “tiempos”. Los ”
fundamentals” no son bajistas, pero es necesario manejar la ansiedad y elaborar ingenierías comerciales acordes con la situación.

El autor es presidente de Nóvitas SA

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *