Expoagro en La Rural de Corrientes. Fuerte apuesta por el negocio de todas las carnes

La muestra contó con juras ganaderas Crédito: Expoagro RIACHUELO, Corrientes.- Referentes ligados con las distintas carnes, bovina, porcina, aviar y ovina, coincidieron en mejorar las condiciones que van desde el financiamiento hasta el mercado de exportación para lograr un crecimiento de toda la cadena. Además, remarcaron la necesidad de que se estabilicen las variables macroeconómicas.…

Expoagro en La Rural de Corrientes. Fuerte apuesta por el negocio de todas las carnes

La muestra contó con juras ganaderas Crédito: Expoagro

RIACHUELO, Corrientes.- Referentes ligados con las distintas carnes, bovina, porcina, aviar y ovina, coincidieron en mejorar las condiciones que van desde el financiamiento hasta el mercado de exportación para lograr un crecimiento de toda la cadena. Además, remarcaron la necesidad de que se estabilicen las variables macroeconómicas. Así lo hicieron en el marco de una jornada realizada en Expoagro en la Rural de Corrientes, muestra que finaliza este domingo.

Guillermo Proietto, gerente del grupo ArgenPork, un consorcio de productores creado para exportar carne de cerdo, señaló que en 2018 el grupo vendió 5000 toneladas, en un 95% a Rusia, y que en lo que va de 2019 ya embarcó tanto a ese mercado como a China.

Proietto destacó que la situación generada por la fiebre porcina africana en China, que está provocando la mortandad de miles de cerdos, es una “oportunidad”. No obstante, remarcó la necesidad de diversificar los mercados.

“Hoy tenemos China y es suficiente por ahora, pero también es fundamental diversificar el esquema de mercado, porque el comercio internacional y de alimentos a veces tiene factores sanitarios que pueden cerrar de un día para otro el mercado. Cuanto más diversificados estemos, más sano es el esquema comercial a nivel país”, apuntó.

El ejecutivo cree que el consumo local, que se expandió en los últimos años, va a seguir en alza. “Vemos que el consumo de carne de cerdo hace 20 años estaba en 8 kilos per cápita y y hoy en 15 kilos. Tiene un recorrido para seguir aumentado, mientras siga siendo competitiva en precios con la carne vacuna”, explicó.

En este contexto, se coló el tema de mejorar el acceso a la financiación. “La porcina es una actividad muy demandante en capital, necesitamos aumentar la capacidad instalada de nuestras industrias y crecer es el gran desafío que tenemos por adelante porque la demanda está”, afirmó.

Otra de las carnes que logró crecer es la carne de pollo. “El consumo interno creció porque las carnes tomaron los valores que tenían que tomar cada una”, indicó Roberto Domenech, presidente del Centro de Empresas Procesadoras Avícolas (CEPA).

“La carne bovina generaba, por distintas situaciones, una suerte de tapón para el desarrollo de las otras carnes, pero desde 2001, 2002, comenzó a tomar un espacio en los valores internacionales y eso permitió el despegue en el consumo. El precio fue determinante en nuestro caso. En los 60 un kilo de pollo costaba como uno de lomo. En los 70, como cuadril; en los 80 como un kilo de milanesas; en los 90, como un kilo de asado y de ahí en adelante el asado fue creciendo en relación con el pollo”, agregó. Para este año se estima una producción de 2,2 millones de toneladas.

La carne ovina también busca ganarse un lugar. El 95% se destina al mercado interno, que tiene un consumo de 1,8 kilos per cápita al año. En la provincia de Buenos Aires, a modo de ejemplo, hay 2,1 millones de cabezas, cifra que según señaló Jorge Srodek, productor ovino y jefe de Gabinete del Ministerio de Agroindustria bonaerense, representa una recuperación tras los mínimos de 2002.

El funcionario adelantó que para promover el consumo se está gestionando en el nuevo mercado de hacienda de Cañuelas remates periódicos de ovinos, que no se rematan desde que cerró el entonces Mercado de Avellaneda. “La iniciativa está muy avanzada y se proyecta para marzo próximo”, contó a
LA NACION.

Para Domenech, es fundamental “ser complementarios” entre los distintos productores de proteína animal y “pensar en cómo desarrollamos la exportación de todas las carnes”.


Destacan el potencial de la actividad ganadera en general Crédito: Expoagro

Según dijo, la falta de incentivos genera que haya muchos frigoríficos habilitados para exportar, pero pocos exportadores. “Para eso hay que confiar en la sociabilidad, como lo que ha hecho el sector del cerdo. No hay posibilidades de crecer pensando solo en el mercado interno y sin generar una guerra”, expresó.

Carne vacuna

En su charla, Jorge Torelli, vicepresidente del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (Ipcva), se refirió al perfil de los nuevos consumidores. “Los millennials son críticos, exigentes y no miran tanto el precio sino la calidad del producto”, apuntó.

Torelli explicó que incluso están dispuestos a pagar más por hamburguesas vegetales o alimentos comprometidos con la sustentabilidad y el respeto a los animales. “Porque el precio no es función del costo sino del valor que le da el consumidor y ahí estamos en un problema: la carne se asocia a la crueldad y a ideas aborrecibles”, analizó.

En este sentido, señaló que no se debe responder con un mensaje “chocante” ni “colisionar con el consumidor”.

“Es mejor demostrarle que la carne tiene aportes nutricionales que no lo van a tener en los alimentos que consumen y también hacer una autocrítica y apostar a la trazabilidad”, opinó.

ADEMÁS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *