Panamericanos: los detalles del Plan Oro del COA para Lima 2019 y el balance de Werthein

El oro de Agustín Vernice en canotaje, tuvo como aliado la preparación de Cánepa, el jefe técnico de las canoas Crédito: F. Florido/Lima 2019 LIMA.- Estaba escrito en un power point y luego había que esperar a que los deportistas cumplieran su parte: el Comité Olímpico Argentino previó que en los Juegos Panamericanos de Lima…

Panamericanos: los detalles del Plan Oro del COA para Lima 2019 y el balance de Werthein

El oro de Agustín Vernice en canotaje, tuvo como aliado la preparación de Cánepa, el jefe técnico de las canoas Crédito: F. Florido/Lima 2019

LIMA.- Estaba escrito en un power point y luego había que esperar a que los deportistas cumplieran su parte: el
Comité Olímpico Argentino previó que en los
Juegos Panamericanos de Lima 2019 se ganaran entre
26 y 30 medallas de oro y entre 85 y 95 medallas en total. Los números definitivos dieron señales aún más positivas:
fueron 32 doradas y una cantidad final de 101 preseas, con lo que se superaron ampliamente los 15 oros y el acumulado de 75 medallas de todos los colores de Toronto 2015.

Pero el deporte no siempre responde a la lógica y
el COA se encontró con gratas sorpresas: los oros de Juan Francisco Sánchez (patín artístico), Sabrina Ameghino (canotaje), Nadia Podoroska (tenis) y del tiro con arco. Acerca de este último caso, en el Enard no se explican cómo Argentina se llevó la dorada en esta prueba de arco compuesto mixto -no forma parte del calendario olímpico-, porque no tuvieron participación alguna en el asunto y prácticamente desconocían a Eugenia González Briozzo e Iván Nikolajuk. Sin embargo, por las suyas, terminaron siendo los mejores.


La pareja de tiro con arco; un oro que llegó sin la intervención del COA Crédito: COA

Estas medallas que salieron de la manga compensaron algunos oros que los técnicos del Enard sí contemplaban, como los de Paula Pareto (judo), Jesús Lugones en esgrima, el doble masculino de tenis (Facundo Bagnis y Guido Andreozzi), una categoría de dobles femenino de pelota vasca y el Nacra del yachting (Mateo Majdalani y Eugenia Bosco), más allá de la ausencia en esta clase de Santiago Lange y Cecilia Carranza, que en estas semanas navegaron en las aguas japonesas pensando en Tokio 2020.

¿Por qué se produjo esta categórico salto de 15 a 32 oros? No se dio por obra del azar, ni mucho menos por el presupuesto, que es escasísimo en comparación con muchos otros países de la región y que deberá corregirse pronto, acorde con la nueva disparada del dólar. Básicamente, se orientó mejor y de una manera más inteligente la escasa inversión del Enard. Comenzó a dar frutos el trabajo técnico y ya no el “poderío económico” del ente. Sucedió que en septiembre de 2016 se realizaron 40 reuniones diferentes con las federaciones de los distintos deportes en un hotel de Vicente López, con el objetivo certero de Lima 2019. Las charlas duraron dos horas y en cada una estuvieron el presidente, algún directivo clave, el cuerpo técnico nacional completo y un representante de atletas.

En aquellos cónclaves se eligió un traje a medida para cada especialidad. No se aplicaron cuestiones genéricas, sino muy específicas para cada uno de los deportes, porque claramente no todos se encontraban en la misma situación. Luego, cada disciplina tuvo más o menos pericia para ejecutar el diseño del plan, además de haber contado con atletas de mayor o menor relieve según el caso.

El canotaje resulta el ejemplo más cabal, ya que se trató del deporte que más festejó para la Argentina junto con la natación, con cuatro oros. El “sastre” del plan fue Diego Cánepa, jefe técnico de las canoas, quien convenció al COA para llevar adelante una estrategia distinta, que priorizó salir de la contaminada Pista Nacional de Tigre para desembarcar en Nordelta. Además, se alquilaron dos casas para los piragüistas en Tigre (una para hombres y otra para mujeres), con tres semanas de concentración allí y una de descanso afuera, en la que cada uno trabajó en su respectiva localidad o provincia.


Sabrina Ameghino de Argentina con la medalla dorada; una sorpresa para el Comité Olímpico Crédito: Flávio Florido / Lima 2019

El objetivo apuntó a una focalización total: de las casas a la pista y de la pista a las casas. Pero hubo más: en vez de enviarlos a Europa a competir, como se venía haciendo, se entrenaron en las condiciones específicas que iba a presentar Lima. Por otra parte, el técnico viajó en enero para estudiar las características de la albufera, escenario del torneo panamericano. Con esos datos, eligió cada uno de los lugares en donde tenían que entrenarse y con cuánto tiempo de anticipación debían llegar para la gran cita. Fue una labor muy meticulosa, que incluyó la mezcla más equilibrada de veteranos y jóvenes para el armado de los botes y el uso de tecnología, que cumplió su tarea con mediciones de lactato y GPS.

Si bien la población y el PBI son los dos factores macro que inciden en el éxito deportivo de un país a nivel internacional, también hay variables: la inversión para el deporte, cuáles son los hábitos deportivos de sus habitantes, los programas de selección y desarrollo de talentos, los del apoyo al atleta, la formación y capacitación de entrenadores, la calidad de las competencias nacionales e internacionales, la infraestructura y la ciencia aplicada al deporte. En la suma de cada ítem, según de lo que se dispone y lo que no, se puede trabajar para un grupo reducido o extendido de deportes. Colombia o Cuba orientan sus esfuerzos a unas pocas disciplinas y en forma utilitaria, buscando medallas. Argentina, en cambio, se la jugó por un modelo más extendido y a la vez más costoso.


Crédito: Prensa Lima 2019

La inercia que traía el Enard dio sus frutos y se vio reflejado en Río 2016, en los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018 y ahora en Lima. Se necesitaba tiempo. En el COA confían que los chicos pertenecientes hoy al programa de transición al alto rendimiento exploten en los Panamericanos de Chile 2023. Más allá de la ilusión, el muy bajo presupuesto sigue siendo el peor aliado.

El balance de Werthein

Gerardo Werthein no abandona ese halo de invulnerabilidad. Ni siquiera cuando surgió el papelón de Las Gigantes, que sufrieron la suspensión del partido con Colombia porque el jefe de equipo no llevó el color correcto de indumentaria para ese encuentro específico. “Lo de las camisetas fue un error imperdonable. Me tocó estar en el partido de básquetbol posterior y hablamos con todas las jugadoras. Las federaciones responsables de cada uno de los deportes deben tener un sistema de doble chequeo para evitar que ocurran hechos como éste, que le hizo un enorme daño a nuestras jugadoras”.


Las Gigantes llorando luego de escuchar el himno Crédito: Cesar Fajardo / Lima 2019

El presidente del COA siente que la actuación en Lima 2019 equivalió a una misión cumplida: “Es el producto de una planificación y ejecución ordenada, con una visión de largo plazo, que se puedo ejecutar más allá de los colores políticos que fueron cambiando en el país. Y gracias a eso, Argentina está recuperando ese lugar que nunca debió haber perdido”, comenta el dirigente.

Cómo se la cuida a Pignatiello

En los últimos años, a Gerardo Werthein le tocó observar la drástica reducción de presupuesto para el deporte, como correlato de una crisis del país que se fue agudizando. Sin negarla, argumenta: “El deporte no es solamente plata. Desde el nacimiento del Enard dimos seguridad a los atletas con el cumplimiento de los apoyos y becas, que fue sumamente determinante. Sin dudas que uno busca un presupuesto mayor, pero creo que la previsibilidad de los recursos fueron decisivos para estos éxitos y lo serán también para el futuro”.


El índice al cielo en memoria de su abuela; la figura de la persona que la crió A Delfina Pignatiello está siempre presente Crédito: Prensa Lima 2019

Descarta la idea de que se fortaleció políticamente luego del suceso panamericano (“Yo no hago política y no la pienso hacer, lo único que me interesa es el deporte”) y explica cómo se cuida a una joya como la nadadora Delfina Pignatiello, dueña de tres oros en 400, 800 y 1500 metros y de apenas 19 años: “Es una líder de su generación. Trabajamos con ella desde muy pequeña y estos Panamericanos confirmaron su enorme capacidad y futuro. Tenemos que seguir brindándole los mejores entrenadores y preparación, pero siendo prudentes en las cosas que hay que exigirles a los deportistas. Por eso es que no hacemos predicciones: solo les damos todos los elementos para que se preparen y compitan de igual a igual en cualquier ámbito del mundo”.

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *