De la mano de Santiago Silva, Gimnasia rompió el maleficio ante Defensa y Justicia

El festejo del Tanque Silva, autor del único gol de la noche en el Bosque Fuente: FotoBAIRES Gimnasia, en el Bosque, rompió el maleficio: le ganó a Defensa y Justicia por primera vez en la historia. Fue 1-0 con tanto de Santiago Silva, en el partido de ida de los octavos de final de la…

De la mano de Santiago Silva, Gimnasia rompió el maleficio ante Defensa y Justicia

El festejo del Tanque Silva, autor del único gol de la noche en el Bosque Fuente: FotoBAIRES

Gimnasia, en el Bosque, rompió el maleficio: le ganó a Defensa y Justicia por primera vez en la historia. Fue 1-0 con tanto de

Santiago Silva,

en el partido de ida de los octavos de final de la

Copa de la Superliga

. La serie se definirá el domingo próximo.

Gimnasia logró lo que pocos equipos han conseguido en el último año: hacer sentir incómodo a Defensa. Se propuso cortar su circuito por intermedio de la presión y su estrategia fue tan eficiente que el conjunto de Florencio Varela pasó de incómodo a fastidioso. Para ello contribuyó el desgaste físico de un grupo comprometido con la idea, en especial Silva, que en dos partidos hizo tres goles (había hecho dos en el 3-1 ante Newell’s, en Rosario)

El gol de la victoria

La cantidad de situaciones de gol de la etapa inicial demuestran que el Lobo, pese a no ser el dueño de la posesión, se las ingenió para poner en aprietos al Halcón: hubo siete ocasiones claras, cuatro para el local y tres para la visita. En la última, justo unos segundos antes del entretiempo, llegó el desnivel: excelente atajada de Ezequiel Unsain y, en el rebote, gol de cabeza del uruguayo Silva. Los arqueros, de muy buenas intervenciones, dejaban de ser invulnerables. Vale resaltar una doble atajada de Alexis Martín Arias contra Nicolás Fernández, cuando la historia recién comenzaba.

El primer capítulo contó con un asterisco preocupante: Julio González recibió un duro golpe de Lucas Licht y debió salir porque se encontraba mareado. Las noticias tranquilizadoras llegaron un rato después.

El complemento empezó movido, con varias posibilidades nítidas. Lo tuvo Facundo Oreja y definió afuera; Rafael Delgado sorprendió con un cabezazo que no entró por centímetros; Silva ensayó un remate que pasó cerca; Martín Arias le ahogó el gol a Ignacio Aliseda. Cuatro claras en el primer cuarto de hora del segundo tiempo (dos por lado). Unos minutos más tarde, tras un segmento sin emociones, Unsain protagonizó una atajada tremenda: le sacó un preciso y violento tiro libre a Víctor Ayala.

Luego no pasó casi nada. El Halcón fue sin demasiada inventiva. El Lobo se defendió. El tiempo pasó. El Lobo festejó.

Habían jugado ocho encuentros: Defensa había ganado siete e igualado el restante. En La Plata, Gimnasia rompió el maleficio y dio un paso importante hacia cuartos de final.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *