Un superclásico que marcará un antes y un después en la historia del fútbol santiagueño

El partido se juega desde las 17.30 en el estadio “Alfredo Terrera”, en el marco de la fecha 24 de la Primera B Nacional. Cuando el reloj marque las 17.30 y el juez Narareno Arasa dé el pitazo inicial, Central Córdoba y Mitre comenzarán a escribir hoy un nuevo capítulo dentro de la historia misma…

Un superclásico que marcará un antes y un después en la historia del fútbol santiagueño

El partido se juega desde las 17.30 en el estadio “Alfredo Terrera”, en el marco de la fecha 24 de la Primera B Nacional.

Cuando el reloj marque las 17.30 y el juez Narareno Arasa dé el pitazo inicial, Central Córdoba y Mitre comenzarán a escribir hoy un nuevo capítulo dentro de la historia misma de los superclásicos santiagueños.

El partido, que se jugará en el “Alfredo Terrera”, solo con público local (se espera un marco de unos 16.000 espectadores), corresponde a la fecha 24 de la Primera B Nacional.

Más allá del honor y la gloria, que seguramente son dos ítems a tener muy en cuenta, lo que hoy importa más es asegurarse un lugar en el Reducido que otorgará un segundo ascenso a la Superliga, y por ese objetivo van Central Córdoba (35 puntos) y Mitre (34).

Un empate no les caería mal a ambos, teniendo en cuenta que resta una fecha para el final, como para sumar de a tres y asegurar el boleto, pero… Siempre hay un pero… y los hinchas juegan un papel preponderante. Todos quieren ganarlo, todos quieren quedar en la historia grande y por eso se estima que, cada uno con sus tácticas y estrategias, irá en pos de los tres puntos.

Por el lado de Central Córdoba, la duda pasaba por saber si Nahuel Luján será de la partida, tras la molestia sufrida ante Temperley. El “Gato” trabajó diferenciado toda la semana e hizo mucha kinesiología, por lo que el viernes se exigió y no tuvo ningún dolor o resabio de aquella lesión. Entonces, será de la partida.

El resto, el equipo que prácticamente sale de memoria, con un esquema 4-4-2, con dos volantes centrales de lucha y con dos carrileros con juego y llegada.

El visitante

Por el lado de Mitre, vuelve Juan Alesandroni por De Muner, tras purgar la fecha de suspensión y la duda pasa por Pablo Ruiz (ayer no trabajó, ya que estuvo con gastroenterocolitis) y Matías Moisés (con algunas molestias). Se cree que ambos llegarán sin problemas. El esquema a utilizar por Arnaldo Sialle es la cuestión. Puede ser bastante flexible e ir desde un 5-3-2; 4-4-1-1 o 4-4-2, con los mismos intérpretes. Veremos por cuál se inclina a último momento.

Ambos llegan en alza, con las victorias ante Temperley y Los Andes a cuestas, lo que les permitió mantenerse en zona de Reducido.

Hoy, el estadio “Alfredo Terrera” será una caldera. Habrá que ver quién se adapta mejor a jugar con la presión del hincha, más allá de que uno sea local y el otro visitante. Coleoni anunció en la semana que no cambiará nada de nada de lo que lo llevó a ubicarse quinto en la tabla de posiciones. Sialle, en tanto, no soltó prenda al respecto y quiso “esconder” un poquito lo que quieren hacer.

Los clásicos, normalmente, se juegan con dientes apretados, sin regalar nada, con el cuchillo entre los dientes; y no suelen ser espectáculos atractivos para ver por el espectador imparcial, aunque sí muy emotivos para los que tienen su corazoncito puesto en el verde césped.

Ojalá que sea una fiesta del fútbol, que el hincha que concurra al estadio se comporte bien, que entienda que se trata solo de un partido de fútbol y que gane el mejor. Ese es el mejor mensaje que podemos dar. Tal cual como lo hicieron los jugadores y cuerpo técnico a lo largo de la semana: somos rivales, no enemigos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *