Ariel Holan cumple 100 partidos consecutivos al frente de Independiente

En tiempos en que la palabra “proyecto” es una de las más bastardeadas del fútbol argentino. En días en que la apuesta al largo plazo cada vez es más corta. En la era de la dictadura de los resultados. En un insólito contexto que se tragó a 21 directores técnicos en 25 fechas. En medio…

Ariel Holan cumple 100 partidos consecutivos al frente de Independiente

En tiempos en que la palabra “proyecto” es una de las más bastardeadas del fútbol argentino. En días en que la apuesta al largo plazo cada vez es más corta. En la era de la dictadura de los resultados. En un insólito contexto que se tragó a 21 directores técnicos en 25 fechas. En medio de este panorama hostil es todo un mérito para un entrenador llegar a los 100 partidos en un equipo, algo que alcanzará Ariel Holan en Independiente este domingo cuando visite a Argentinos juniors desde las 20 en la ida de la primera fase de la Copa de la Superliga.

Momento de gloria. Ariel Holan toca el cielo con las manos el 13 de diciembre de 2017. Su Independiente se consagró campeón de la Copa Sudamericana en el Maracaná, tras empatar con Flamengo./Archivo Clarín

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

Son muy pocos los que tienen el privilegio de pertenecer al selecto grupo de haber dirigido al Rojo más de cien veces en un mismo ciclo. Antes de la década del 60, a partir de la cual los técnicos empezaron a tener mayor preponderancia y por consecuencia comenzaron a actuar como fusibles ante malos resultados, era más común: Zoilo Canaveri, en la década del 30, se mantuvo 162 partidos; Omar Crucci (década del 40), 155; Fernando Bello (1946-48), 122; y Guillermo Ronzoni (1938-40), 108).

De 1960 en adelante sólo dos históricos lograron hacerlo. Uno es José Omar Pastoriza, quien estuvo en el banco en 190 oportunidades entre 1976 y 1979 (en total en todos sus ciclos suma 449). El otro es Jorge Solari, que entre 1987 y 1990 dirigió 121 encuentros seguidos. El Indio, de hecho, fue el último en pasar la barrera de los cien en el lado rojo de Avellaneda.

El otro título con el Rojo: la Suruga Bank 2018.

Entre Solari y Holan, es decir en los últimos 29 años, se sucedieron 38 ciclos, con 31 entrenadores diferentes (Miguel Brindisi, Pastoriza y Enzo Trossero tuvieron dos ciclos cada uno; mientras que César Luis Menotti y Américo Gallego, tres). Ninguno se acercó al centenar de actuaciones. El Flaco, en su segundo ciclo, llegó a disputar 69. Y Brindisi, en el primero, jugó 64.

Como se ve, no es cosa de todos los días en el Rojo -y también en el futbol argentino- conseguir sostenerse tanto tiempo en el cargo de técnico. Aquí radica la importancia de lo que ocurrirá este domingo para Holan, quien se ubicará en el 10° puesto de entrenadores de Independiente con más partidos sumando todos los ciclos: superará a Manuel Giúdice (99).

Mirá también

El 30 de diciembre de 2017, los Moyano presentaron a Holan como el hombre elegido para enderezar el rumbo de un club que no podía levantar cabeza a pesar de sus intentos con distintos técnicos. Y el Profesor consiguió resultados en su primer año. Pero, sobre todo, consiguió restaurar una identidad que había permanecido enterrada durante muchos años. Holan se metió a todos en el bolsillo. A los dirigentes, a sus jugadores, a los simpatizantes y a las glorias, a quienes invitó a ser parte de su proceso.

La vuelta olímpica en pleno Maracaná en la Copa Sudamericana 2017 fue el broche de una temporada perfecta. Sin embargo, no pudo mantener ese nivel. Su renuncia pública (el apriete de la barra lo desgastó mucho) y su posterior marcha atrás, sumado a la ruptura con su mano derecha y preparador físico, Alejandro Kohan, lo marcaron. El plantel sufrió modificaciones por algunas ventas importantes y refuerzos que no rindieron. Y el Independiente versión 2018 ya no fue lo mismo. Así y todo, ganó la Suruga Bank en Japón y llegó a los cuartos de final de la Libertadores por primera vez en 28 años.

Mirá también

La espalda ganada en su primer año, más el apoyo total de Hugo y Pablo Moyano, le permitieron sobrepasar momentos flojos, como la temporada última, en la que tuvo que conformarse con clasificar para la Sudamericana próxima. Ahora, con el equipo en levantada, la apuesta es ganar la Copa de la Superliga para entrar a la Libertadores 2020. Y en su primer paso, festejará el centenar de encuentros vestido de Diablo.

Opinión: Ricardo Bochini

“Tiene crédito por lo que logró y por lo que está haciendo ahora”​

Holan y Bochini, juntos en el entreanamiento de Independiente.

Holan no es un técnico común en Independiente. Su fanatismo, el haber vivido en su infancia como hincha la mejor época del club en la que ganamos todo, le permitió conocer cuál es el estilo histórico, lo que le gusta a la gente, y lo que necesitaba el equipo. Y eso hizo cuando llegó. Vino con esa idea en la cabeza, la de devolverle a Independiente esa identidad. Lo logró en su primer año, al ganar la Copa Sudamericana.

Después, el rendimiento bajó considerablemente. Los jugadores que llegaron no rindieron y la confianza entró en un tobogán. Pero ahora, en estos últimos partidos la mano empezó a cambiar porque Holan mejoró la propuesta de juego: mayor profundidad e intensidad, sin toques intrascendentes para atrás o para el costado, yendo más al frente. No tengo dudas de que este equipo puede pelearle de igual a igual a cualquiera.

En un momento, el DT optaba por algunos futbolistas que no estaban muy bien en el campo y dejaba afuera a otros que parecían estar mejor. Eso cambió. Hoy ya no pasa. Desde ya que Holan tiene el crédito abierto por lo que logró y por lo que está haciendo ahora. Lo que deberá mejorar, eso sí, es acertar más en los refuerzos. Independiente debe traer jugadores que potencien el equipo para incrementar su jerarquía.

MFV

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *