La tormenta perfecta de Cristiano Ronaldo hundió al Atlético de Simeone

Cristiano Ronaldo, en el centro de la escena una vez más: el portugués hizo un hat-trick en el 3-0 de Juventus, que se clasificó a los cuartos de final Crédito: DPA Había convertido solo un gol en los seis partidos anteriores de la Champions League , ante Manchester United, por la etapa de grupos. Y…

La tormenta perfecta de Cristiano Ronaldo hundió al Atlético de Simeone

Cristiano Ronaldo, en el centro de la escena una vez más: el portugués hizo un hat-trick en el 3-0 de Juventus, que se clasificó a los cuartos de final Crédito: DPA

Había convertido solo un gol en los seis partidos anteriores de la

Champions League

, ante Manchester United, por la etapa de grupos. Y en el calcio, si bien es el máximo anotador junto con Quagliarella y el polaco Piatek, se había ido en blanco en los últimos tres encuentros. Cuando

Juventus

lo fue a buscar a

Cristiano Ronaldo

a Real Madrid, lo hizo con la ilusión de vivir jornadas como la de este martes, con el portugués convertido en héroe, en salvador, en el goleador implacable, en la individualidad que ayude a la
Vecchia Signora a levantar el trofeo después de 23 años, a sacarla del estigma de ser el equipo que más finales perdió (7).

Todavía falta para alcanzar el objetivo, Juventus se clasificó a los cuartos de final, pero tiene permitido soñar en grande después de eliminar al

Atlético de Madrid

con un hat-trick de Cristiano Ronaldo. Un 3-0 que neutralizó el 2-0 de la ida del equipo de Diego Simeone, que parecía estar en un escenario favorable, en el tipo de desafío que más se ajusta a su estilo y conveniencia. El Atlético está acostumbrado a neutralizar rivales, a cerrarles todas las vías de ataque, a no conceder ventajas ni descuidos. Y sobre esa plataforma, lanzar contraataques filosos. Nada de eso tuvo este Atlético desconocido, desfigurado, al que la derrota le duele doblemente, porque la frustración también pasa por no ser uno de los finalistas en el Wanda Metropolitano, su nuevo estadio, donde el 1° de junio se disputará la definición.

Un día único

Cristiano emocionó hasta a su pareja, Georgina Rodríguez, que en la platea no pudo contener las lágrimas apenas se consumó el éxito. El portugués se hace cargo de la alta responsabilidad que depositaron sobre sus hombros: “Juventus me contrató para esto, fue una noche mágica, no solo por los goles. El equipo tuvo una actitud increíble, esta es la mentalidad de Champions. Si seguimos así… No ganamos nada todavía, pero es un motivo de orgullo y estamos en el buen camino”.

Juventus tuvo al Cristiano de Real Madrid, al atacante demoledor, al que resuelve partidos, al que ganó las últimas tres Championes y acumula cinco en su cuenta personal.


Simeone sufrió otra vez a Cristiano Ronaldo Fuente: AFP – Crédito: Filippo MONTEFORTE

La ida en Madrid había dejado imágenes muy simbólicas, mensajes que no se extinguen y tienen secuelas. Una postal había sido la de Simeone festejando de cara a la tribuna, llevándose las manos a los genitales. Minutos después, en la conferencia de prensa, lo refrendó con palabras: “Sí, tenemos huevos. Ya lo había hecho como jugador”. A la semana siguiente, seguramente aconsejado para evitar graves consecuencias, el Cholo pidió disculpas por si alguien de Juventus se había sentido ofendido. Sin dudas, lo que más debe lamentar el entrenador argentino es que su equipo quedó lejos de mostrar su habitual imagen aguerrida; los niveles de testosterona estuvieron tan bajos que el Atlético nunca inquietó a Juventus y la debacle del resultado se vio venir desde el principio por el dominio, presión y llegadas del conjunto italiano.

Del otro lado del ring había quedado Cristiano, que en Turin pareció tomarse una revancha. En una de sus celebraciones imitó el gesto de Simeone, si bien no lo hizo de manera tan explícita. El mayor desquite del portugués fue estar a la altura de la altanería con que se paseó en el Wanda. Aquel día, en la cancha y a la salida del vestuario, CR7 les recordó a los atléticos con los dedos de una mano que él tenía cinco Champions, contra ninguna de ellos.


Cristiano llegó a los 127 goles en la Champions League Fuente: AFP – Crédito: Filippo MONTEFORTE

Desde que se cruzaron por primera vez en España, Cristiano le convirtió 21 goles al Atlético dirigido por Simeone (25 en total, antes de que asumiera el Cholo). Ya le había anotado un hat-trick por la Champions, en 2017. El de este martes fue con dos cabezazos (en el primero le ganó la espalda a Juanfrán y en el segundo se levantó entre Godín y Giménez) y un penal (empujón de Correa a Bernardeschi)

Criado en la cultura futbolística del calcio, Simeone, al frente del Atlético, nunca había perdido en siete partidos -cinco triunfos y dos empates- contra rivales italianos por copas europeas. Y solo había recibido un gol, de Kaká (Milan), en 2014. Por eso el 0-3 hace más ruido. El Cholo hizo autocrítica: “Nos equivocamos en muchas cosas, pero se lo diré a mis jugadores. Hay que felicitar a Juventus, fueron mejores, nos atacaron muy bien”. Fue diplomático cuando le preguntaron por Cristiano: “Es uno de los mejores jugadores del mundo. Es normal que aparezca en partidos como este”. Consultado por la apagada actitud del Atlético, respondió: “No pude transmitir lo que el equipo tenía que mostrar”.

La excursión del Atlético por Turin fue una sucesión de sobresaltos. El avión que llevó al plantel en la ida pasó por varias turbulencias antes de aterrizar. “Si nos querían asustar, lo consiguieron”, había expresado irónicamente el “Mono” Germán Burgos, ayudante de campo de Simeone. Eso solo fue el anticipo, un anuncio de que al día siguiente se iba a encontrar con la tormenta perfecta de Cristiano, que hizo que el Atlético se viniera a pique.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *