Cristian Ferreira, la joyita que ilusiona a River y no quiere contar que es enganche

“Soy enganche pero digo que soy volante porque los enganches no juegan”. Con esa claridad, a pesar de sus jóvenes 19 años, Cristian Ferreira se definió así alguna vez cuando le consultaron de qué jugaba. El pibe sabe que en el fútbol moderno hay que intentar ser un jugador lo más completo posible para ser…

Cristian Ferreira, la joyita que ilusiona a River y no quiere contar que es enganche

“Soy enganche pero digo que soy volante porque los enganches no juegan”. Con esa claridad, a pesar de sus jóvenes 19 años, Cristian Ferreira se definió así alguna vez cuando le consultaron de qué jugaba. El pibe sabe que en el fútbol moderno hay que intentar ser un jugador lo más completo posible para ser considerado. Sobre todo en el mediocampo, donde cada vez más predominan los volantes denominados mixtos, que pueden aportar en la creación del juego pero también en la recuperación. Y así jugó este domingo Ferreira, el juvenil al que Marcelo Gallardo inventó como reemplazante de Exequiel Palacios.

Luego de la lesión (fractura de peroné derecho) de la otra joya de la cantera, River tenía un hueco en ese lugar. Y a fuerza de buenas actuaciones y goles (ya hizo cinco en 17 partidos), Ferreira se está ganando un lugar.

Mirá también

Este domingo por la noche, en el José Fierro de Tucumán, contra Atlético, se paró como un volante interno a la izquierda de Bruno Zuculini, el mediocampista central. Justamente, el lugar que ocupaba habitualmente Palacios. Lo mismo hizo la semana pasada ante Newell’s. En el medio, jugó contra Alianza Lima, ingresando en el segundo tiempo por Juanfer Quintero. Entonces se paró más adelante porque River necesitaba igualar el encuentro, y lo logró con un magistral tiro libre del cordobés de Las Palmas.

Y este domingo, cuando River atacaba, Ferreira se desprendía para conducir. Fue así que inició la jugada del gol y la concluyó al pisar el área rival. Impactó el balón con su empeine derecho antes de que cayera al piso tras un mal despeje de Cabral y lo colocó junto al palo izquierdo de Lucchetti. Fue el tercer gol del pibe en una semana. Y River sonríe con otra joyita de su cantera.

Mirá también

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *